sábado, 5 de abril de 2008

Pico Ocejón - Collado Viezo





  • Cómo llegar (desde madrid):


  • Plano de ruta:





  • Perfil de ruta:




  • Descripción de la ruta:

La ruta transcurre en la provincia de Guadalajara, entre Majaelrayo y Valverde de los Arroyos, pueblos representativos de la arquitectura negra.

El inicio de la ruta comienza desde el mismo pueblo de Majaelrayo, a pies de la montaña. En el pueblo, nos dirigiremos hacia el noreste en busca de un sendero dirigido hacia el Ocejón.

El comienzo es suave, transcurriendo entre escobas, jara pringosa y vegetación baja acompañados de algún que otro nogal. Cruzamos en breve el Arroyo del Barranco del Horcajo, y a partir de este momento la subida tomará fuerza de forma irregular a través de todo el recorrido de subida, bien marcado en la senda.

Un primer alivio podremos tenerlo al llegar a la Peña de los Santos, tras haber serpenteado un par de veces en zigzag dejanto, seguramente, el aliento en el camino.

A partir de aquí, nuestra perspectiva del Ocejón puede ser errónea, pues el Ocejoncillo, unos 100 metros por debajo oculta al primero. Tras respirar y descansar, comenzaremos un gran repecho, hasta alcanzar otro de los descansos que nos ofrece la subida, Peña Bernardo. De hecho, es uno de los mejores y peores momentos. Mejor porque desde aquí podemos contemplar, por un lado, el valle que se abre hacia Valverde y por otro, el Ocejón, imponente a mano derecha. Es entonces cuando nos damos cuenta de que lo que antes veíamos no era lo que creíamos.

Ya sólo queda afrontar el último reto antes de culminar el Ocejón. Una fuerte subida orientándonos hacia el Ocejoncillo, por su parte Sur, manteniendo en todo momento las bellas vistas que tenemos a nuestra derecha, serpenteando entre grandes pizarrales. En un momento, el sendero gira 90º hacia la izquierda para dirigirse por completo hacia la parte más alta del Ocejoncillo, justo antes de culminarlo.

Desde aquí, podemos rodearlo por su ladera norte para ir encaminándonos hacia el Ocejón. Una vez lleguemos al collado en el cual se cruza el sendero de ascenso a la cumbre con el del Ocejoncillo, la senda deja de ser cuesta para transformarse en escalera. Grandes planchas de pizarra, con toques verdes claros, nos dejarán un bonito y difícil recuerdo.

Una vez en la cima, podremos contemplar una magnífica vista donde, con dias claros, los picos se dibujan e identifican sin grandes problemas. Podremos ver entonces por completo Valverde de los Arroyos y el Collado Viezo con Campachuelo esperándonos hacia noroeste.

Tras descansar, comer, charlar y disfrutar, comenzaremos a descender no sin antes habernos pasado por el refugio en la cara Sur donde varias placas conmemorativas recuerdan grandes hazañas. Además, podremos escribir alguna cita, si tenemos suerte de encontrar el cuaderno de notas, en un buzón colocado sobre un promontorio de piedras.

Una vez hemos descendido hasta alcanzar el Ocejoncillo, nos encaminaremos de nuevo hacia Peña Bernardo. Una vez aquí, en vez de bajar por donde subimos, y mirando hacia el camino por el que subimos, debemos girar a mano derecha, justo por debajo de la muralla que dibujan las pizarras, por su lado derecho, teniendo en todo momento el valle hacia Valverde en vista.

Será un camino apuntando en todo momento hacia Campachuelo, aunque en algunos momentos lo perdamos de vista. La primera muralla de pizarra se dejará atrás al llegar al Collado Viezo. Desde aquí contemplamos el trabajo que hemos realizado para subir al Ocejón en una magnífica vista. Continuaremos ahora de nuevo en ascenso, más suave, por supuesto, hacia el Chortal Redondo. Grandes agujas de pizarra intentan escapar de su cima. De nuevo aquí comenzamos a bajar siempre dirigiéndonos al norte.

El último tramo recuerda a la muralla de pizarra que habíamos pasado anteriormente, pues se debe sortear por su lado derecho para terminar en una corta subida que nos permitirá cruzar hacia su lado derecho. Es este tramo el que nos permite llegar a la pradera de la Madita, tras contemplar las panorámicas que desde aquí se describen.

Desde este punto, el camino se convierte en regreso entre un bosque poco poblado de nogales donde la senda sigue bien marcada con hitos y bañada, en algunos tramos, por algún que otro arroyuelo.

Estos últimos cinco kilómetros nos llevan directos a Majaelrayo, que siempre nos estará observando en este último trayecto.

En cuanto a Majaelrayo (fuente, wikipedia):

Majaelrayo es un pequeño pueblo español de la provincia de Guadalajara ubicado en la comarca de la Sierra Norte. Esta localidad está incluida en la llamada comarca de la Arquitectura Negra, debido a que tradicionalmente las construcciones están hechas con pizarra como material constructivo principal, tanto para muros como para cubiertas, cerramientos de parcelas, suelos, etcétera.

Seguir leyendo...



  • En imágenes:




  • Descargar: