sábado, 28 de marzo de 2009

Valdesotos a Cabezas



  • Cómo llegar (desde madrid):


  • Plano de ruta:




  • Perfil de ruta:


  • Descripción de la ruta:

La ruta parte desde Valdesotos, pueblo de la sierra norte, enclavado en un valle a los pies de Cabeza Gorda, tiene su acceso desde la carretera de Puebla de Valles.

Partiendo desde el centro del pueblo, nosotros bajamos en dirección hacia el Arroyo de Palancares, lo cruzamos y bordeamos en dirección al norte, hasta encontrar el puente que cruza el mismo. Sabiendo esto, directamente buscaremos el camino que se dirige a ese puente, por la parte baja del pueblo.

Una vez cruzado el puente, la piesta principal se dirige hacia el norte, continuando el paso que viene del pueblo. A mano izquierda podremos bajar un tramo hasta el arroyo y ver una pequeña represa. A mano derecha, desciende otra pequeña pista, que será por la que volvamos.

Siguiendo la pista unos cuantos metros, y tras pasar un cartel advirtiendo de la prohibición de realizar fuegos, encontraremos un desvío de pistas. Nosotros, por error, tomamos la que descendía hacia el arroyo. Si éste no viene muy caudaloso, podremos recorrerle hasta llegar al salto de agua, sin embargo, tendremos que llevar buenas botas para evitar mojarnos. 

Si optamos por la pista de la derecha, que recorre unas huertas y casas de aperos, llegaremos también hasta la zona de El chorro, punto desde el que comenzaremos a ascender camino a Cabezas.

A los 2 kilómetros desde que salimos del pueblo, habremos llegado a la confluencia del Arroyo Palancares con el que desciende desde la Loma del Miruelo, el Arroyo del Carrizal. Desde aquí podremos contemplar los cortados que caen en la zona conocida como La Quebrada. Continuaremos manteniéndonos al margen izquierdo del Arroyo del Carrizal, buscando una pequeña senda (señalada con hitos), que comienza a ascender en fuerte rampa por la loma, hasta llegar a una vieja taina desde donde podremos contemplar ya el valle que dejamos atrás, y el pequeño collado hacia el que descenderemos para volver a ascender por la Loma del Miruelo.

Culminada la Loma del Miruelo, y después de un kilómetro y medio desde que dejamos el salto de agua, veremos una pista poco marcada que tomaremos para encontrarnos con la pista forestal que recorre los pies del Cabezas.

Esta confluencia se toma en un pequeño promontorio de pizarras, muy común por esa zona (y cuyo significado no hemos descubierto, tal vez, delimitación de territorio...). Desde aquí, y tomando la pista hacia la derecha, continuaremos unos metros hasta volver a encontrar otro desvío, bien marcado, y que gira a mano izquierda, en ascensión.

Desde este punto, volvemos a caminar por pista forestal, teniendo ya bastante cercana la cumbre. Continuaremos durante algo menos de un kilómetro, intentando buscar una zona para ascender. Nosotros optamos por entrar por una zona pelada, siguiendo el recorrido de las vetas de pizarra que surgen por la Loma de la Moraleja. Desde este punto, y después de otro kilómetro de ascensión, llegaremos a la cumbre, vértice geodésico denominado Cabezas, de 1437 metros sobre el nivel del mar, desde donde podemos contemplar magníficas vistas de la Sierra Pobre, al oeste, y del pantano de El Vado, al este.

El descenso lo realizamos por la cara este, mirando hacia El Vado, atravesando unas cuantas terrazas de pizarra, con cómodo paso, hasta llegar a una zona de pinos repoblados. Esta zona resulta bastante incomoda si no se toma correctamente. Erróneamente, nos dispusimos a atravesarla y a dirigirnos hacia la derecha, en busca de la pista. Al final rectificamos dirigiéndonos hacia el norte. Y es que si desde un principio se toma la primera línea de pinos, hacia la izquierda, al norte, en algo menos de 300 metros daremos con la pista de acceso que usarían para repoblar esa zona, y que nos llevará de nuevo, hacia el sur, en busca de la pista forestal principal.

Una vez en la pista forestal, la tomaremos hacia la izquierda, para dirigirnos al otro valle paralelo al que dibujaba el Arroyo del Carrizal. Andaremos unos cuantos metros para estar pendiente de un desvío, poco señalado, pero que identificaremos porque sugre hacia la derecha, justo cuando la pista que llevamos comienza a girar a la izquierda.

Desde aquí, la nueva pista se estira en una recta, buscando el final de la loma. Cuando ésta desaparezca, comenzaremos a descender hacia mano izquierda, en busca del comienzo de un arroyo que nos llevará directamente hasta Valdesotos.

  • En imágenes:

  • Tiempo:

  • Descargar:

1 comentario:

Abraham dijo...

Al final subísteis al Cabezas desde Valdesotos. La zona está bastante intervenida pero es muy interesante, en algunos puntos los pinares están muy bien naturalizados y han jugado un importante papel evitando la erosión en la zona. Aparte, los paisajes son brutales, sobre todo al amanecer.

El día que recorrí esa zona me sorprendió la densidad de corzo, nunca he visto tantos en un mismo día, y tampoco desde tan escasa distancia.